Hay que beber al menos 1,5 litros de agua al día para contrarrestar las pérdidas. El agua es el componente esencial de todo ser vivo. El cuerpo está compuesto de más del 50% de agua. Si perdemos solamente el 10% de agua nos vemos en gran peligro. Funciones del agua Las funciones que desempeña este líquido vital en nuestro organismo son las siguientes:

  • Es el medio donde se diluyen los líquidos corporales, es decir, sangre, secreciones digestivas y orina.
  • Facilita el transporte de nutrientes a las células y salida de productos de desecho.
  • Ayuda a la digestión al diluir los nutrientes.
  • Ayuda a mantener la temperatura corporal
  • Importante para el sistema de filtración del cuerpo, como son los riñones.

La hidratación es salud Beber suficiente agua es un gran beneficio para la salud:

  • Los riñones producen más cantidad de orina y más clara, por tanto existe un menor riesgo de cálculos renales.
  • A nivel intestinal facilita el fraccionamiento de nutrientes y una eliminación de heces con menor esfuerzo.
  • La sangre es limpiada de sustancias de desecho.

Balance hídrico Se estima en 2.5 litros las pérdidas diarias que se producen en los procesos fisiológicos normales: respiración, sudoración, orina, heces. Si el aporte de agua es insuficiente, el organismo disminuye la cantidad eliminada por los riñones, lo que implica una orina más concentrada y someterlo a diversos trastornos provocados por una deshidratación. El balance hídrico diario se consigue cuando no hay variación en la masa de agua del organismo, para ello las entradas deben ser igual a las salidas. Para alcanzar este balance hídrico al menos 1.5 litros de agua debe provenir de beber agua, y así equilibrar las pérdidas.